Acoso escolar: delimitando el concepto

Acoso escolar: delimitando el concepto

Los conflictos forman parte de las relaciones humanas, son necesarios pues son la oportunidad de abrir la mente y seguir aprendiendo. Popularmente, se ven como algo turbio y dañino que llena de negatividad a quienes están dentro, o a las personas que son espectadoras de los mismos. Lo que nos debe preocupar y dar miedo, es la intensidad de esos conflictos que finalmente derivan en conductas agresivas y/o violentas. Por ello es tan importante educar desde una base del respeto y la educación en valores, para poder resolver los conflictos positivamente. Para prevenir la agresividad y la violencia, y para forjar la felicidad de las personas.

En mis formaciones de Técnicas de Negociación siempre hago una introducción de uno o dos días sobre este concepto de conflicto y cómo nos afecta. La posibilidad de negociar también está mal visto socialmente, pero es bueno si somos personas emprendedoras o empresarias. ¿Cómo vamos a negociar si “eso no va conmigo”? Si te identificas con esa frase, siento decirte que tienes un prejuicio. Negociamos desde que somos pequeños y pequeñas, porque forma parte de nuestra manera de relacionarnos y de nuestro proceso madurativo. Al igual que el conflicto y su resolución, la negociación positiva debería formar parte del currículum escolar de cualquier persona. Pero quiero dejar claro que las personas no aprendemos a negociar por ciencia infusa: necesitamos que nos enseñen estrategias y herramientas para poder poner en marcha y aplicar en cada una de las situaciones.

El problema que existe en nuestras aulas es que algunos/as niños/as parecen incapaces de abordar los conflictos de forma pacífica, generando así situaciones de violencia. En el caso de situaciones aisladas o esporádicas, sin situaciones reiteradas en el tiempo contra la víctima, profesorado y padres y madres suelen poder controlar y solucionar con cierta facilidad. Pero si no se consigue controlar, puede dar lugar a acoso escolar.

¿Qué es el Acoso Escolar o Bullying?

Hablemos de la violencia. La violencia es toda acción u omisión cargada de intención que va dirigida a una persona para causarle daño físico, psicológico, sexual y/o económico. Puede darse de manera directa (hacia la persona) o bien indirecta (a gente de su entorno o sus propiedades o pertenencias). En cualquiera de los casos, la persona agresora sí sabe lo que implican sus acciones u omisiones en la otra persona.

Dentro del sistema escolar existe un tipo de violencia muy preocupante llamada acoso (bullying), la cual se parece mucho al modus operandi y las consecuencias que tiene el acoso laboral (mobbing).

El acoso escolar escolar puede ir dirigido hacia alumnos/as, profesorado o propiedades de la persona. Estas actuaciones tienen lugar en instalaciones escolares (aula, patio, lavabos, etc.), en los alrededores del centro y en las actividades extraescolares. No siempre se dan en los 3 escenarios, pero sí que es cierto que existe una tendencia a que a cada vez afecte a más ámbitos de la vida de la persona. Otro día os hablaré del ciberbullying y cómo estas fronteras se desdibujan y lo que crea en la persona agredida.

Volviendo a la explicación del término acoso, es vital aclarar que se trata de un comportamiento repetitivo de hostigamiento e intimidación, donde las consecuencias suelen ser el aislamiento y la exclusión social de la víctima.

Frases como “son niños y niñas, son juegos, no saben lo que hacen” no sirven. Cuando se da de manera aislada, no provocan estas consecuencias de aislamiento social y exclusión, pero una persona que utiliza estas conductas de manera reiterada, que va viendo cómo afecta a la otra persona estos comportamientos, tiene intencionalidad y sabe lo que hace.

Entonces, ¿cuándo hablamos de acoso escolar? En estas situaciones deben darse SIEMPRE los siguientes puntos:

  1. Se trata de una conducta violenta o de acoso altamente premeditada e intencionada.
  2. Se encuentra fundamentada en una relación asimétrica de control y poder sobre la otra persona, es decir, sobre la víctima.
  3. Es repetitivo o continuado en el tiempo.

Además, para considerarse como acoso escolar en esa víctima, han de darse al menos 3 de los siguientes criterios o puntos:

  • La víctima se siente intimidada.
  • La víctima se siente excluida.
  • La víctima percibe a la persona agresora como más fuerte.
  • Las conductas agresivas son cada vez de mayor intensidad.
  • Las agresiones tienden a ocurrir en privado.

Y otro aspecto importante es la Ley del Silencio que acompaña a estos grupos, donde nadie dice nada por miedo a represalias o a ser etiquetado/a de chivato/a, con lo que sería doblemente víctima: una parte por víctima de la persona agresora y otra del grupo por señalarle de chivato/a.

Y otro aspecto importante es la Ley del Silencio que acompaña a estos grupos, donde nadie dice nada por miedo a represalias o a ser etiquetado/a de chivato/a, con lo que sería doblemente víctima: una parte por víctima de la persona agresora y otra del grupo por señalarle de chivato/a.

Consecuencias para la víctima

Según los estudios realizados por Olweus (1993) y Avilés (2006), existe una creencia errónea en pensar que la víctima de acoso escolar responde al estereotipo de niño/a tímido/a, acomplejado/a y con ciertas dificultades de relación. Las consecuencias del maltrato entre iguales en edad escolar, es decir, acoso escolar dependen del tipo de maltrato o acoso, de su duración, de la personalidad de la víctima, etc. No se puede generalizar ni caer en los prejuicios.

Si bien es cierto que existen señales de alarma que pueden ayudarnos a los profesionales, padres y madres a detectar posibles víctimas de acoso escolar. Estas señales de alerta son:

  • Faltas de asistencia repetitivas y/o absentismo escolar grave.
  • Disminución del rendimiento escolar, normalmente de manera brusca e inexplicable aparentemente.
  • Baja autoestima.
  • Conductas de huida y/o evitación, con cierta indefensión aprendida de la situación de conflicto.
  • Negación inicial de los hechos de acoso. No quiere tener represalias.
  • Psicomatización de nervios, principalmente el día antes de ir a clase, siendo síntomas depresivos: migrañas, vómitos, ansiedad, insomnio, apatía, tristeza, irritabilidad, etc.
  • Problemas de autocontrol emocional: cambios emocionales sin explicación aparente. En ocasiones, llanto incontrolado y respuestas emocionales extremas y no habituales.
  • Sentimientos de culpa e ideas de autolesión.

En las últimas semanas estamos trabajando en un caso de una escuela por un posible acoso escolar. Una familia que ha acudido a mí como Psicóloga Especialista en Violencia. Y eso es que las cosas las estoy haciendo bien desde la web, la consulta y las redes sociales, porque me ven como un referente.

Esta entrada en el blog es la primera de muchas con este tema. Sí, de muchas. Porque sé que es vital y necesario que las persones estemos informadas y que desmitifiquemos lo que es el acoso escolar. ¿Para qué? Para ser conscientes de todo el camino que nos queda por recorrer a todas esas personas que tratan con otras, en cualquier faceta de su vida, pues tenemos la obligación de estar alerta para seguir guiando y  asesorando.

Juanito un niño de 8 años que acaba de sacar un libro de la
biblioteca del colegio. Se le acerca, María, una niña de su misma
edad y compañera de clase. María le pide el libro, porque no lo ha
leído. Ante esta situación, Juanito puede comportarse de formas
diferentes. Una tímida, no es capaz de decir no y le deja el libro.
Una agresiva, comenta a María que es estúpida, no se lo va a dejar
por que lleva mucho tiempo esperando leerlo y la empuja.

 

Trabajemos para una tercera opción: la asertividad de decir que NO desde la calma y la comprensión.

¿NECESITAS AYUDA?

No Comments

Post A Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies